Para tener éxito en el trabajo no sólo es necesario capacitarse académicamente. También es importante desarrollar algunas competencias que puedan impulsar nuestro crecimiento profesional. Por esa razón, hoy hablaremos de cómo aumentar la productividad laboral.

Debes saber que eficientar tu forma de gestionar tu carga de trabajo no tiene que ser complicado. Dicho esto, a continuación te daremos 9 consejos para que aumentes tu rendimiento en tu empleo.

1. Planea tu día la noche anterior

“Un tiempo bien organizado es la señal más clara de una mente bien organizada”, dijo alguna vez Isaac Pitman, un reconocido inventor inglés del siglo XIX.

Si comúnmente realizas tus actividades en el día de forma improvisada y no tienes una agenda que marque cuáles son las actividades que debes realizar ni el orden ideal para hacerlas, ¡es momento de empezar a organizarte!

Para esto, lo ideal es que empieces por planear todas las noches lo que harás el día siguiente. Eso sí, es importante que jerarquices tus proyectos y definas las metas que debes alcanzar, pues de no hacerlo puedes perder de vista tareas importantes o no saber si tus resultados fueron buenos.

Recuerda tomar en cuenta también las visitas que harás a tus clientes, las reuniones a las que asistirás y otras responsabilidades a las que debes prestar atención que aunque no te consumen mucho tiempo, sí necesitan de ti.

2. Sé puntual

Si quieres aumentar tu productividad laboral, no te puedes dar el lujo de acudir tarde al trabajo o a tus juntas. Enfócate en estar siempre donde tengas que estar, por lo menos, en la hora acordada.

Ser puntal, además de ayudarte a que los demás te consideren como una persona profesional, te permitirá realizar más tareas durante el día y ser más productivo. Ten en cuenta que esto comienza desde que te despiertes, por lo que deberás asegurarte de planear cuál es la hora adecuada para que inicies el día.

No olvides salir siempre con suficiente tiempo de anticipación para que tengas un amplio margen y evites llegar tarde al trabajo por situaciones inesperadas como el tráfico provocado por lluvias fuertes o resultante de un choque. Eso te permitirá ahorrarte muchos momentos de estrés.

3. Empieza por las tareas más complejas

Si al llegar a tu oficina comienzas siempre por realizar aquellas actividades que te parezcan más tediosas o complicadas, o simplemente que requieren de mayor concentración, te resultará mucho más sencillo terminar tus proyectos del día.

Esto se debe a que al transcurrir el tiempo comenzarás a cansarte y tus niveles de atención podrían bajar, lo que puede influir en que tengas mayor riesgo de cometer algunos errores.

En cambio, si completas las tareas más difíciles al principio, el resto de la jornada laboral te será mucho más agradable y menos agotadora.

4. Aléjate de lo que te distrae mientras trabajas

¿Eres de las personas que revisan su celular constantemente? ¿Sueles entrar a tus perfiles en redes sociales mientras trabajas? Si quieres aumentar tu productividad laboral, es momento de evitar todo lo que te hace perder la concentración en tu empleo.

Seguramente tu teléfono resulta muy valioso para ti y eso es comprensible. Se trata de un dispositivo tecnológico que te permite estar en contacto con tus seres queridos. Sin embargo, la mayoría de las veces lo utilizamos simplemente para entretenernos y la oficina no es precisamente el lugar indicado para esto.

Para lograr disminuir el tiempo que pasas en tus dispositivos electrónicos, procura guardarlos en tu portafolio o bolsa, mientras más lejos los tengas, menores probabilidades tendrán de distraerte.

Eso sí, existen algunos casos en los que los celulares son una herramienta indispensable para tratar con clientes. En esa situación, debes estar muy consciente de en qué momentos sí debes utilizarlos y enfocarte en darles el uso correcto.

5. Toma pausas para caminar y tomar aire fresco

Ten siempre presente que no eres un robot. Aunque estés dispuesto a dar lo mejor de ti y cumplir la mayor cantidad de tareas posible, ¡nunca dejes de descansar!

Si tras realizar algunas tareas, tomas un momento para relajarte, renovarás tus energías y serás mucho más productivo cuando regreses a tus labores. Un consejo para que esto sea más efectivo es que trates de realizar actividades de poco impacto como caminar o estirarte y evites permanecer completamente inactivo.

6. Mantén ordenado tu lugar de trabajo

El orden es indispensable en el ámbito laboral. Si quieres ser productivo cada cosa debe estar en su lugar, pues además de que tener una gran cantidad de cosas en tu escritorio puede distraerte, también puede provocarte estrés.

Además, si conservas todas tus pertenencias organizadas, difícilmente perderás documentos importantes y no tardarás buscando lo que necesites.

7. Ayúdate con la tecnología

Si bien ya dijimos que es fundamental alejarnos de los distractores para aprovechar de la mejor manera nuestro tiempo en el trabajo, también es importante que nos apoyemos de la tecnología para agilizar nuestras tareas.

De hecho, algunos cálculos que muchas veces toman horas al realizarse manualmente, pueden resolverse en cuestión de minutos con ayuda de sistemas de computación.

8. No te comprometas a terminar más tareas de las que puedas cumplir

Saturarte de trabajo no significa que serás más productivo. De hecho, eso puede traer como consecuencia que tus tareas sean deficientes y tengas un rendimiento muy bajo.

Por esa razón, mide la cantidad de actividades que puedes realizar en un día y asegúrate de no sobrepasar tu límite. Recuerda que muchas veces menos es más. Es mejor que seas eficiente en una cantidad moderada de proyectos a que realices una gran cantidad de estos con muy poca calidad.

9. Confía en tus compañeros

Para aumentar tu productividad laboral debes trabajar en equipo. No olvides que todas las personas tenemos capacidades y habilidades diferentes, por lo que identificar las competencias principales de quienes colaboran contigo será de gran ayuda.

Eso sí, para lograr resultados óptimos al momento de pedir ayuda para realizar algunas tareas, debes aprender a confiar en los demás. Asimismo, es vital que sepas delegar funciones y brindar apoyo a quienes acudan a ti.

¡Listo! Estos son 9 consejos que te ayudarán a aumentar tu productividad laboral. Enfócate en que cada uno de los puntos que leíste hoy se convierta en un hábito y verás cómo mejorarás tu rendimiento en el trabajo.

¿Te resultó interesante este artículo? Si quieres encontrar más contenidos que te ayuden a sobresalir en el mundo laboral, ¡sigue las entradas de nuestro blog!

 

Administra