El desarrollo profesional es uno de los objetivos que te conviene tener en mente si eres un joven talentoso con grandes cualidades y dispuesto a dar lo mejor de sí para alcanzar el éxito.

Precisamente, en este artículo te mostraremos una serie de consejos claves para que puedas lograrlo y, por consiguiente, disfrutes de bienestar y plenitud.

Eso sí, antes te explicaremos qué es el desarrollo profesional y por qué resulta tan importante para las personas jóvenes y trabajadoras como tú.

¡Sigue leyendo!

¿Qué es el desarrollo profesional?

El desarrollo o crecimiento profesional es un concepto amplio que abarca múltiples aristas y aspectos.

En general, puede definirse como un proceso en el cual las personas se nutren de conocimientos, habilidades y cualidades para ser más competentes y capaces de insertarse en los mercados profesionales.

Además, se trata de una filosofía de mejora constante, basada en la autoexigencia y en la superación laboral y académica.

¿Por qué es tan importante lograr el desarrollo profesional?

La importancia de lograr el desarrollo profesional se debe, entre otras cosas, a que te brindará los siguientes beneficios:

Mayor nivel de capacitación

Las personas que buscan el desarrollo profesional también crecen en conocimientos.

Por ese motivo, son mucho más competentes para diversas labores y tienen una amplia cultura general.

Autorrealización y satisfacción

El desarrollo profesional está directamente relacionado con el bienestar de los trabajadores.

Por ello, uno de sus principios claves es que las personas trabajen en proyectos y áreas que les apasionen y motiven, lo que a su vez va de la mano con la satisfacción y la autorrealización.

Posibilidad de ascenso

Si ya tienes experiencia laboral, seguramente has soñado con escalar posiciones en el organigrama de tu empresa hasta llegar a un puesto asociado con el liderazgo y la toma de decisiones.

Para cumplir con este sueño, necesitas proponerte alcanzar el desarrollo profesional y emprender acciones concretas para lograrlo, como las que mencionaremos a continuación.

¿Cómo lograr el desarrollo profesional?

¡Llegamos a la hora de la verdad!

Luego de entender qué es el desarrollo profesional y por qué es tan importante para un joven trabajador como tú, ahora veremos qué debes hacer para alcanzarlo e impulsarte hacia el éxito:

Estudia una licenciatura

Por supuesto, este es el consejo fundamental para el crecimiento profesional, pues sólo así podrás convertirte en un profesional.

Estudiar una carrera universitaria incrementará tu nivel de capacitación de manera sustancial, haciéndote mucho más competitivo y capaz de acceder a las mejores oportunidades del mercado.

Lógicamente, es significativo que pienses muy bien en tus intereses, cualidades y características a la hora de escoger una licenciatura: optar por una opción ajustada a tu perfil es clave para el desarrollo profesional.

Así, adquirirás conocimientos que te parezcan relevantes para luego desempeñarte profesionalmente en las áreas que te apasionan.

Si estás en busca de desarrollo profesional para mejorar tu nivel de ingresos, también entra en juego el estudio de una licenciatura: según datos del Observatorio Laboral, el promedio de los trabajadores en México tienen un ingreso de $6,252 al mes, mientras que los profesionales disfrutan de una media salarial de $11,690 mensuales.

Como ves, a nivel estadístico, un profesional gana casi el doble de lo que obtiene un trabajador que no cuenta con una licenciatura.

Igualmente, si destacas y decides llevar tu desarrollo profesional a lo más alto, la diferencia será incluso mayor, accediendo a niveles de ingresos realmente sorprendentes.

Cual es la mejor licenciatura

Anímate a cursar un posgrado

Hablando de destacar, si quieres llevar tu formación profesional al siguiente nivel, tienes que tomar en cuenta el estudio de un posgrado: si tener una licenciatura te convertirá en un trabajador destacado, imagina cómo será tu vida laboral si cuentas con un posgrado. Sin duda, el cielo será el límite para ti.

De hecho, existe una diferencia sustancial entre los ingresos de los profesionales sin posgrado y aquellos que sí poseen.

Por ejemplo, en áreas profesionales como la salud pública y las finanzas, contar con una maestría es sinónimo de un incremento salarial de más del 100%, conforme muestran datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Por otro lado, los posgrados tienden a ayudar a que los profesionales construyan un perfil asociado con la administración y el liderazgo.

Gracias a esto, una vez que culmines un posgrado serás un candidato ideal para ocupar puestos de gerencia y dirección.

Eso no quiere decir que sea indispensable estudiar un posgrado para alcanzar un cargo gerencial, pues existen profesionales que logran hacerlo con tan sólo la licenciatura.

Fíjate objetivos puntuales

Como mencionamos algunas líneas atrás, el desarrollo profesional también es una filosofía que asumen las personas, marcada por la autoexigencia.

Asimismo, resulta conveniente que traces múltiples objetivos realistas, coherentes y alcanzables que te permitan avanzar de manera constante.

Además de completar una licenciatura y posgrado, entre estas metas pueden estar las siguientes:

Ascender en tu actual trabajo

Esta puede ser una de las metas que te motive a desarrollarte y a dar lo mejor de ti.

Evalúa tu rol y área de desempeño en tu actual trabajo y, con base en esto, define un proyecto de ascenso realista que puedas cumplir en el futuro cercano y mediano.

Actualizar tu perfil laboral

El mundo actual está marcado por la modernización y la evolución constante, donde los mercados laborales y profesionales no están ajenos a esta realidad.

Debido a ello, es indispensable que los trabajadores y profesionales se actualicen regularmente, aprendiendo sobre nuevas tendencias y áreas de desempeño.

Involucrarte en proyectos de gran impacto

Sentirte pleno y orgulloso de lo que haces también es trascendental para el desarrollo profesional y el bienestar personal.

Tomando en cuenta esto, es aconsejable que intentes involucrarte en proyectos de gran impacto para el entorno, la sociedad y el país en general.

Por ejemplo, si te especializas en el mundo de las leyes, puedes optar por participar en proyectos que promuevan y defiendan los derechos humanos.

Ayudar a los demás y dejar un legado positivo como profesional te dejará una sensación de satisfacción tan beneficiosa y única que al mismo tiempo te permitirá acceder a elevados niveles de ingresos.

Nútrete de información valiosa referente a la vida laboral

La formación académica formal, sin duda, es el pilar del desarrollo profesional.

No obstante, igualmente es fundamental que te nutras de formación extra —que va más allá del contenido académico— para que crezcas como trabajador.

Entre otras cosas, interactúa con contenidos educativos y de valor referente a las entrevistas de trabajo para que así conozcas tips y aspectos claves que te permitan destacar.

Asimismo, debes preocuparte por obtener información relevante sobre la elaboración de hojas de vida o currículos.

De hecho, en una buena universidad encontrarás oficinas de empleabilidad que te darán los datos claves que necesitas sobre estos temas del mundo laboral.

Haz networking

No es un secreto que las influencias y conexiones tienen una gran importancia en los mercados profesionales y laborales.

Los contactos profesionales son muy valiosos, ya que pueden servir de conexión hacia oportunidades, proyectos de negocio y vacantes laborales.

Para construir una valiosa red de contactos, necesitas —en primer lugar— desenvolverte en entornos en los que haya más personas con tus mismos intereses y que participen en el mismo segmento laboral.

La universidad, por ejemplo, es un lugar ideal para empezar a hacer networking, pues compañeros y profesores son contactos que podrían resultarte muy provechosos en el futuro cercano.

También, es elemental asistir a ferias de trabajo y a otros eventos similares, en los que puedas relacionarte con personas que tengan perfiles similares al tuyo.

Apunta a áreas que realmente te apasionen

Ya sabes que el bienestar personal y el desarrollo profesional son dos procesos y aspectos que van de la mano.

En otras palabras, el estrés laboral y el crecimiento profesional son como el agua y el aceite: no pueden mezclarse.

Es por esto que debes realizar un buen autoanálisis para saber cuáles son las áreas de desempeño que te interesan y se adaptan a tu perfil con la finalidad de capacitarte y desenvolverte en las mismas con éxito.

Además de evitar el estrés, trabajar en áreas que realmente te apasionen te permitirá dar lo mejor de ti y mantener una elevada productividad laboral, lo que a su vez te llevará a destacar.

Familiarízate cada día más con la tecnología

No olvides que, como explicamos recientemente, el mundo está en una espiral de cambio constante y evolución.

Por esa razón, los profesionales que logren actualizarse y comprender las nuevas tendencias serán los dueños del futuro y de las oportunidades de trabajo más interesantes y atractivas.

Para que formes parte de este selecto grupo, es esencial que constantemente interactúes con recursos tecnológicos con el objetivo de familiarizarte con estos y poder aprovecharlos para optimizar tus actividades laborales.

Aplicaciones móviles, computadores, redes sociales, softwares y tantos otros elementos similares deben formar parte de tu vida diaria para que seas un profesional actualizado.

De igual modo, es relevante mencionar que las mejores universidades del país se enfocan en incrementar los conocimientos tecnológicos de sus alumnos.

Si en un programa académico encuentras materias como Competencias Digitales y otras que estén relacionadas con los recursos tecnológicos de tu futura profesión, ¡es una muy buena señal!

Sumado a ello, un buen plan educativo debe contar con el Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE), emitido por la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Aprende un segundo idioma

El competitivo mundo profesional de hoy demanda esfuerzos adicionales para añadir al currículo todos los aspectos atractivos que sean posibles.

Una de esas cosas que puede ayudarte a marcar la diferencia y sobresalir es aprender un segundo idioma: indiscutiblemente, dentro de los idiomas extranjeros que te conviene aprender está el inglés, pues es el más utilizado tanto en el mundo de los negocios como en el ámbito digital.

Además, no debes olvidar que Estados Unidos —un país de habla inglesa— es el principal socio comercial de México, por lo cual es una fuente de oportunidades de negocio y empleo.

Por ejemplo, si hablas inglés podrás ser el encargado de gestionar las relaciones de una empresa exportadora mexicana con su principal cliente estadounidense.

En cuanto a otros idiomas, el chino y su variante mandarín resulta muy conveniente, pues también está presente en el campo de los negocios.

Asimismo, francés y portugués son dos idiomas que puedes animarte a aprender para darle un mayor atractivo a tu currículo.

Si lo prefieres, busca la independencia

Para algunos, la independencia es sinónimo de crecimiento y satisfacción laboral, tratándose de un aspecto que se relaciona bastante con el desarrollo profesional.

Por suerte, estudiar una carrera universitaria te dará las herramientas necesarias para que ofrezcas servicios y labores de manera privada e independiente.

Por ejemplo, un abogado puede asesorar a empresas de forma externa, es decir, sin tener que laborar internamente en éstas.

De esta forma, el profesional puede disponer de una amplia cartera de clientes y asumir la carga laboral que estime conveniente para sí mismo.

También, la capacitación profesional aporta conocimientos, habilidades y herramientas de gran utilidad para el emprendimiento y los proyectos de negocio personales.

¡Genial! Ahora sí llegamos al final de esta guía sobre cómo impulsar el desarrollo profesional.

En conclusión, para lograr este gran objetivo necesitas —sobre todo— capacitarte de manera formal en la mejor universidad posible, pues ya sabes que una buena institución toma en cuenta la tecnología y tiene programas académicos reconocidos por las autoridades.

Además, muchas de estas entidades poseen agregados de valor como los programas de empleabilidad y emprendimiento.

Por otro lado, recuerda siempre que el desarrollo profesional conlleva autoexigencia y evolución constante.

¡Tú puedes lograrlo!

¿Te pareció útil toda la información que compartimos en este material? Nos gustaría conocer tu opinión, así que ¡no dudes en escribirnos en la casilla de comentarios!