Las enfermedades bucales son molestas y muchas veces traen consecuencias graves para la salud en líneas generales.

Por suerte, existen odontólogos capaces de identificar estos problemas para luego aplicar los tratamientos más efectivos y prácticos para erradicarlos y mitigar sus efectos.

Si quieres conocer de qué trata 5 de las principales enfermedades bucales que enfrentan estos especialistas, ¡acompáñanos!

1. Gingivitis

Se trata de una de las enfermedades bucales que más afecta a las personas, y está englobada entre las llamadas periodontales, que son aquellas que causan inflamaciones en las encías y, en consecuencia, daños en los tejidos de los dientes.

Generalmente, la gingivitis se origina por la acumulación de la placa y el sarro, producto de una deficiente limpieza y falta de hábitos de higiene.

Una de las señales de alarma de la gingivitis, que avisa de la necesidad de acudir a un especialista, es el sangrado de las encías cuando se realiza el cepillado dental.

Cuando la enfermedad está en sus primeras fases, los odontólogos pueden contrarrestar sus efectos con limpiezas simples, que eliminan las bacterias y facilitan la curación adecuada.

Si la gingivitis ya ha avanzado a un punto máximo, puede que sea necesario llevar a cabo restauraciones dentales y mantener evaluación continua del paciente.

2. Caries dental

Esta es otra de las enfermedades bocales comunes que constantemente tratan los egresados de la carrera de Odontología.

En sí, las caries no son más que lesiones producidas por bacterias, que tienen un efecto corrosivo y destructivo en los tejidos del diente.

Es por ello que esta enfermedad también tiene una relación directa con la higiene oral, aunque en algunos casos se origina principalmente por factores hereditarios o genéticos.

Desde hace varios años, el tratamiento de las caries es considerado un proceso sencillo, pues simplemente se requiere la aplicación de un empaste dental capaz de limpiar la cavidad del diente.

Luego, el especialista rellena el espacio con un material que imita a la perfección la tonalidad natural de los dientes, llamado composite.

En cuanto a los síntomas de la caries, los más comunes de ellos son la sensibilidad intensa y dolores constantes.

En los casos más agudos el individuo puede llegar a perder el diente, si no acude antes a ayuda profesional.

Cuando la enfermedad llega a este tipo de instancias, lo recomendable es efectuar procesos más complejos, como una endodoncia o tratamiento de conducto.

3. Periodontitis

Esta enfermedad es aguda y se produce como consecuencia de no tratar a tiempo la gingivitis.

En este punto, el grado de irritación y lesión es tal que afecta directamente al hueso que soporta el diente, ocasionando recesión de encías, movilidad de piezas dentales y troneras.

Esto puede llevar a consecuencias graves e irreversibles, como la pérdida del diente, lo que demandaría lo colocación de uno artificial.

Para acabar con este ejemplo de las enfermedades bucales más graves, los odontólogos ejecutan procedimientos como el curetaje dental que limpia de manera profunda.

Además, al extraer el sarro, se realizan estudios microbiológicos para determinar cuáles antibióticos son más efectivos para aplacar la infección.

4. Llagas o aftas

Las llagas, tanto en la boca como en cualquier otra parte del cuerpo, son lesiones que se identifican fácilmente, pues cuentan con características particulares: siempre son de forma redondas y de color blanco.

Si bien no representan un gran riesgo para la salud bucodental, resultan realmente molestas y, a veces, tardan varios días desaparecer.

Es por ello que no es descartable acudir a un especialista, quien evaluará las características de la llaga e indicará algún medicamento o ungüento a aplicar, dependiendo de la zona en que se ubique.

Además, el odontólogo puede detectar si existe algún roce en la cavidad bucodental y, por lo tanto, diseñar algún tratamiento para corregir la posición de una determinada parte o elemento.

5. Cáncer de boca

El cáncer de una enfermedad grave y aguda, que requiere de la intervención de diferentes especialistas y de la aplicación de distintos procesos médicos.

Cuando se desarrolla en la zona bucal, la participación de los odontólogos resulta muy importante desde el comienzo del tratamiento.

Y es que, muchas veces, este especialista es el encargado de avisar al paciente y sus familiares sobre la existencia de un posible caso de cáncer bucal.

Esto se debe a que los síntomas de la enfermedad son muy parecidos a los de otras. Hablamos de señales como llagas, pequeñas manchas, mal aliente y dificultades para tragar.

Por ese motivo, el individuo suele acudir al profesional de salud dental creyendo que podrá ofrecerle directamente la solución a sus molestias.

Sin embargo, al tratarse de señales variadas y con algunas características puntuales, los odontólogos son capaces de detectar que el caso va más allá de enfermedades comunes y, por lo tanto, remiten a la persona a especialistas médicos que harán los exámenes correspondientes.

Sumado a esto, durante el tratamiento oncológico los especialistas en Odontología pueden realizar pequeñas intervenciones y limpiezas a los pacientes, que mitiguen los impactos y lesiones de la enfermedad.

¡Eso fue todo! Si prestaste atención a todo esto ya sabes, a ciencia cierta, de qué tratan 5 de las enfermedades bucales tratadas por un odontólogo.

Lógicamente, si te gustaría tratarlas y hacer investigaciones con respecto a éstas, estudiar Odontología es una muy buena alternativa para ti.

Además, a través del aprendizaje que brinda esta carrera te capacitarás para planificar, diseñar y ejecutar tratamientos odontológicos que tienen fines netamente estéticos.

¿Te pareció interesante esta lectura? En caso de que a través de ella haya despertado tu interés por la Odontología y quieras saber si realmente tienes las características y habilidades necesarias para cursar esta licenciatura, te invitamos a que descargues el siguiente ebook:

¿Cómo saber si tengo el perfil para estudiar Odontología?