Sin duda, volver a la universidad después de cierto tiempo de dedicarte al mercado laboral representará un gran reto que exigirá que construyas fuertes hábitos de estudio.

Por esa razón, es importante que desde antes de que comiences tu carrera, tengas presente la importancia de realizar algunas prácticas que te ayudarán a tener éxito en el cumplimiento de tu meta de obtener un título profesional.

¡Tranquilo! Todo esto no tiene por qué preocuparte o abrumarte, las acciones de las que te hablaremos en este material son muy sencillas de realizar y cuando hayas egresado de la carrera te darás cuenta de que todo tu esfuerzo habrá valido mucho la pena.

Entonces, ¿estás listo para conocer algunos de los hábitos de estudio que te recomendamos desarrollar para esta etapa de tu vida? Si tu respuesta es positiva, ¡no dejes de leer!

1. Hacer esquemas o mapas conceptuales

Los contenidos de las carreras universitarias suelen ser muy amplios, especialmente en los primeros semestres. Esto se debe a que hacen referencia a teorías, metodologías, fundamentos e historia de algunas disciplinas que resultan clave para la formación de los profesionales.

Para entender mejor todos los conocimientos de este tipo de asignaturas de una manera más eficaz, puedes optar por realizar esquemas o mapas mentales. Gracias a estos podrás resumir la información y, además, distribuirla de una manera que te resulte visualmente fácil de comprender.

Los esquemas se caracterizan por segmentar y jerarquizar conceptos, datos e ideas, lo que impulsa el aprendizaje de todos los puntos.

2. Resumir los conceptos en fichas

Este es uno de los hábitos de estudio más tradicionales, pero que podemos adaptar fácilmente a las diferentes herramientas tecnológicas con las que contamos en la actualidad.

Piénsalo, las antiguas fichas de estudio en papel podemos trasladarlas a blogs de notas y otras aplicaciones similares en los teléfonos inteligentes.

La idea es que tengas la información de tus clases resumida y jerarquizada en tu smartphone para que puedas repasar y estudiar en todo momento, sin que esto resulte tedioso y te exija leer nuevamente todos los materiales que hayas utilizado en clase.

Incluso, puedes aprovechar para leer tus fichas o resúmenes en el camino al trabajo o la escuela por la gran practicidad de estas herramientas.

3. Realizar autoexámenes

¿Alguna vez aplicaste este método de estudio? Resulta una manera sencilla de aprender y mantenerte al día de los múltiples temas que se tocan en las clases.

Como su nombre lo refleja, se trata de hacerte exámenes a ti mismo. Simplemente, prepara evaluaciones integrales y completas sobre los tópicos que tus profesores expliquen en sus cátedras o las lecturas que te hayan recomendado.

Esto te servirá para repasar los diferentes contenidos y, también, para familiarizarte diariamente con el desafío y reto que siempre representa un examen, independientemente del nivel de preparación que tengas.

4. Crea un plan de estudios

La organización es la base del éxito en muchas áreas y en el estudio de una carrera universitaria no es la excepción.

Si quieres volver a la universidad con éxito, es importante que planifiques muy bien tus tiempos, especialmente si combinarás la licenciatura con responsabilidades laborales.

Una de las cosas que debes hacer es crear un plan de estudio en el que determines días y horas para repasar, leer y, en general, interactuar con los diversos contenidos académicos de tus materias.

Por supuesto, cuando ya hayas establecido este plan, ¡enfócate en respetarlo! Entendemos que probablemente tienes muchas otras responsabilidades que cumplir o actividades que te gustaría realizar; sin embargo, siempre recuerda lo importante que es tu meta de obtener tu título profesional y evita distracciones en tus horarios de repaso.

En otras palabras, combina la organización con mucha disciplina, ¡sí puedes lograrlo!