Un nuevo año no solo nos da la tradicional oportunidad de formular nuestra lista de buenas intenciones, sino también, ¡de cumplirla!

Aquí te comentamos sobre algunos de los propósitos personales por los que vale la pena esforzarse para dar un cambio positivo a tu vida.

1. Mejorar tu vida laboral

Conseguir un trabajo, o cambiarte a uno mejor, donde te paguen más y valoren tus habilidades.

Lograr este propósito le dará un gran impulso a tu calidad de vida, pues el trabajo consume la mayor parte de las horas de nuestros días. Encontrar satisfacción en éste es fundamental.

2. Ayudar a tu familia

Compartir más tiempo de calidad con la familia y procurar que no tenga dificultades económicas.

Los lazos familiares son fundamentales para la estabilidad emocional y afectiva.

3. Cuidar de tu salud

Evitar el estrés, comer verduras y buscar tiempo para hacer ejercicio.

Sentirse bien físicamente es invaluable y la base para el desarrollo del resto de las actividades de la vida.

4. Estudiar una carrera universitaria

Hacer valer tu vocación y ganas de superación. Este último punto de nuestra lista es uno de los más importantes.

¿Sabes por qué? Si lo piensas bien, estudiar una carrera universitaria es la vía más segura para poder cumplir tus propósitos de mejorar tu vida laboral, ayudar a tu familia y cuidar de tu salud a largo plazo.

Y es que al graduarte como profesional universitario podrías tener oportunidades invaluables, como excelentes ofertas de trabajo en el área donde esté tu vocación, e incluso tendrías la posibilidad de iniciar tu propio negocio apoyado en tus nuevas capacidades y contactos sociales.

Es obvio, pero no sobra recordar que los trabajos en campos profesionales son mucho mejor pagados que los no especializados. Así que con la mejora de tus ingresos económicos tendrás mayor disponibilidad para apoyar a tu familia.

Pero, aún más importante que el aporte económico, es que serás su inspiración para superarse. Te habrás convertido en un ejemplo a seguir.

Y para complementar, estudiar una carrera universitaria puede incluso apoyar tu salud (sí, no se nos quedó por fuera el tercer propósito de la lista), pues está demostrado que dedicarte a lo que te gusta reduce el estrés. Y todos sabemos que éste puede desencadenar diversas enfermedades.

Claro que emprender tus estudios universitarios no es un paso demasiado sencillo de dar, sobre todo si tienes responsabilidades familiares y/o laborales; pero, aun así, tienes la excelente oportunidad de acceder a modalidades de estudio diseñadas para las personas que tienen necesidades similares a las tuyas.

Se trata de las Licenciaturas Ejecutivas y las carreras en línea, que brindan una formación académica de alta calidad y gozan del reconocimiento de los entes oficiales del Estado mexicano, los colegios profesionales y las empresas empleadoras.

Así que anímate. ¡No sigas dándole largas al cumplimiento de tus propósitos personales! Enfócate en lograr lo que quieres haciendo lo que te gusta.

Si descargas y lees el ebook sobre la vocación Profesional, podrás descubrir o confirmar cuál es tu verdadera pasión profesional y enfocarte en estudiar una carrera que verdaderamente sea afín a ti.