El Sistema de Incubación Fotovoltaica (SAICH), proyecto de Miguel Eduardo Contreras Estrada de la Universidad de Estudios Avanzado (UNEA) campus Chihuahua, participó en Desafío Aliat 2019.

Miguel, cofundador de SAICH, presentó ante el jurado el modelo de negocios de su idea, la cual busca ayudar a reducir los costos de energía en la producción avícola de las comunidades.

“México es uno de los mayores consumidores de productos avícolas de todo el mundo y  tan solo en el estado de Chihuahua se utilizan más de 123 mil millones de pesos en gastos eléctricos anuales para esta industria”, indicó.

Por esa razón, afirmó que SAICH está innovando a través de un sistema de control térmico utilizando tecnología avanzada de tubos térmicos para controlar, aislar y mantener el aire caliente, de esta manera reducir el uso de energía y los gastos que ésta genera.

“Estamos comprometidos en contribuir al desarrollo tecnológico de energías renovables del mundo con este sistema. Los objetivos principales que tiene nuestro proyecto son incrementar la productividad, promover el crecimiento inclusivo, tener una concesión con nuestros clientes vulnerables y disminuir la demanda de energía eléctrica”, explicó.

¿Qué aprendí durante este desafío?

A pesar de que SAICH no fue el proyecto ganador de la edición de esta año del desafío, Miguel confesó que se lleva muchas cosas de esta experiencia como los conocimientos para desarrollar corridas financieras y una publicidad eficiente.

“Este tipo de espacios hacen que un proyecto sí llegue al mercado porque todo lo que aprendes durante el Boot Camp es fundamental para un emprendedor. Nosotros vamos a seguir con nuestro proyecto, de hecho en 2 o 3 semanas regresaremos a la Ciudad de México para reunirnos con nuevos contactos para revisar el tema de una posible inversión”.

Asimismo, exhortó a sus compañeros que quieren emprender a que abracen su idea y le den seguimiento en eventos como Festival Empréndete, el cual puede darles el impulso que necesitan. Para emprender hay que salir de la zona de confort y arriesgarse para alcanzar las metas que nos planteamos.