Estudiar una carrera es una decisión que puedes tomar en cualquier momento de tu vida, con la seguridad de que siempre será para tu bien. Y es que hoy existen posibilidades educativas que permiten afirmar que nunca es tarde para estudiar.

Y es que la vida contemporánea tiene ventajas como, por ejemplo, la extensión de los llamados “años productivos”. Esto se debe a que la esperanza de vida ha aumentado con el paso de los años.

Además, hoy se sabe que las edades adultas y maduras son óptimas para el desempeño laboral y, ¿por qué no?, estudiantil.

También, si consideramos las posibilidades tecnológicas actuales, tenemos que:

  • Se pueden hacer más cosas en menos tiempo
  • Se accede a recursos educativos nunca antes vistos y modalidades educativas flexibles (presenciales, semipresenciales y a distancia).

Vemos, entonces, que estamos en un momento histórico propicio para educarnos casi en cualquier lugar.

Así que si tienes la inquietud de incursionar en estudios, ¡lee este artículo hasta el final y convéncete con las razones que te damos para hacerlo!

 1. Por satisfacción personal

Quizás abandonaste tus estudios por algún compromiso personal que te quitaba el tiempo, por ejemplo, tener que cuidar a alguien o ayudar en un negocio… O puede que hayas fallado el examen de ingreso a la universidad pública.

Bueno, pues llegó el momento de retomar tu preparación y vivir el sueño que pospusiste. En vez de pensar en lo que pudo haber sido, mejor piensa que estás a muy pocos años convertirte en el profesionista que siempre soñaste. ¿Qué te frena a tomar la decisión?

 2. Por mejoras laborales o para emprender tu propia empresa

Si sueñas con ascender en tu trabajo, pero te sientes estancado, ¿qué tal si te preparas para poder abrirte más oportunidades? Y es que si en lugar de sólo desearlo inviertes un tiempo de cada día a lograr tu meta, al poco tendrás un título universitario y una capacitación profesional que demostrará a tu empleador que eres la próxima persona que deberá ascender en la empresa, pues tienes mucho para aportarle.

Por otra parte, capacitarte profesionalmente también puede darte alas para convertirte en tu propio jefe al crear tu empresa y ser artífice de tu ascenso laboral y económico.

 3. Porque descubriste tu vocación

Si hay algo bueno de tener más edad es que seguramente te conozcas mejor a ti mismo. Si cuando eras más joven no tenías clara tu vocación, es posible que ya hayas descubierto temas de tu interés.

¿Naturaleza, deportes, ciencias exactas, animales, cocina, agricultura, docencia, salud? ¡Hay tantas posibilidades! ¡Y ya has tenido tiempo de evaluarlas para saber a qué te gustaría dedicarte con disfrute y pasión!

Lo mejor de todo es que incursionar en los estudios no tiene por qué hacerte renunciar a tus compromisos. ¿Tienes dudas? Pues despéjalas leyendo artículos de nuestro blog, como este: Las mejores carreras para estudiar si trabajas.

Metadescripción:

Conoce 3 razones por las que nunca es tarde para estudiar, alcanzar tus metas profesionales y mejorar tu vida.