Anualmente, miles de jóvenes fallan el examen de admisión a la universidad pública, sin embargo, si este es tu caso, no debes desanimarte. Aunque no es un escenario deseable, la realidad es que se trata de apenas un pequeño obstáculo, que se puede superar.

¿Sabías que existen alternativas para seguir adelante y cumplir el sueño de obtener tu licenciatura?

Precisamente, en este artículo queremos explicarte qué puedes hacer si no aprobaste el examen a la universidad pública.

Así que te invitamos a seguir leyendo para conocer las alternativas que tienes para seguir estudiando.

1. Cursa la carrera de tus sueños en una universidad privada

Si te estás preguntando, ¿cómo pagarás una universidad privada si apenas te graduaste de la preparatoria?; aquí tienes la respuesta.

Y es que se ha creado el mito de que la capacitación profesional privada es inaccesible, pero eso está lejos de la realidad.

Este tipo de instituciones cuentan con planes y sistemas de pago que se podrían ajustar al bolsillo de tus padres o incluso al tuyo si optas por conseguir tu primer trabajo.

Por otro lado, las mejores universidades de la nación cuentan con programas internos de becas que brindan la posibilidad de crecer profesionalmente a bajo costo o incluso sin que sea necesario pago alguno.

Este tipo de programas suelen estar dirigidos a jóvenes que sobresalen en áreas como las ciencias, el deporte, las artes y la cultura.

También toman en cuenta a jóvenes que forman parte de grupos poblacionales vulnerables, como inmmigrantes o familias en situación de pobreza.

2. Solicita un crédito o financiamiento educativo

Si tu situación económica no es la mejor y, a la vez, no logras acceder a una beca universitaria, ¡no tienes de qué preocuparte!

En ese caso, una de las cosas que puedes hacer es investigar acerca de las alternativas de financiamiento y créditos orientados a la educación.

Básicamente, bajo este esquema una institución financiera se encargará de costear tu educación profesional y luego tú debes devolver el dinero y el monto adicional correspondiente a la tasa de interés.

Los mejores planes de financiamiento son aquellos que permiten que los jóvenes terminen de cancelar las deudas luego de comenzar a ejercer las carreras que estudiaron.

3. Prepárate mejor

Existe otra alternativa que, si bien pondrá a prueba tu paciencia, también resulta muy conveniente.

Simplemente, consiste en prepararte mejor para el próximo periodo de pruebas de admisión de la universidad pública.

Esta opción conlleva esperar unos cuantos meses; sin embargo, las anteriores sería más convenientes para ti, si no deseas esperar tanto para poder comenzar tu formación universitaria.

¿Te pareció interesante este contenido? Si lo que hablamos acerca del financiamiento educativo te llamó especialmente la atención, te invitamos a que eches un vistazo al siguiente artículo:

Financiamiento educativo: ¿qué opciones tengo?