<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=162098695936825&amp;noscript=1">

Cómo hacer un presupuesto personal

8 min de lectura

Hacer un presupuesto personal es muy importante para que puedas planear y organizar tu vida. Cuando tenemos una estimación del dinero que entra y sale, podemos establecer prioridades, objetivos financieros y evitar gastos innecesarios. Es decir, planificar un mejor uso del dinero y, consecuentemente, adquirir más disciplina y madurar la administración financiera personal. Si nunca has hecho tu propio presupuesto antes, al principio puede parecer un poco complicado, pero si desarrollas el hábito, todo tu control financiero se volverá mucho más simple y rápido.

¿Cuáles son las ventajas de hacer un presupuesto personal?

La evaluación del presupuesto es la mejor manera de saber si necesitamos encontrar fuentes mayores - o alternativas - de ingresos, ver dónde gastamos dinero de forma equivocada o innecesaria y cuáles deudas tenemos que liquidar. La planificación bien hecha de un presupuesto personal también te ayuda a tomar decisiones con más facilidad, y a que no te compliques con deudas o pagos. En pocas palabras, te sentirás mejor y menos ansioso porque sabes a dónde va tu dinero. Esa herramienta de organización también funciona como un filtro para decidir si debemos hacer alguna compra extra o no. Obviamente, puedes darte el lujo de comprar algo que te guste, pero cuando te acostumbras a consultar tu presupuesto, empiezas a definir cuales son tus prioridades y consigues manejar tu dinero de una manera más consciente. Sólo así, se puede empezar a planear la creación de un fondo personal de ahorros.

¿Cómo se hace un presupuesto personal?

Un presupuesto es un cálculo anticipado de los ingresos y gastos de una persona dentro de un período de tiempo determinado. Generalmente, se hace un cálculo mensual, pero también puedes hacerlo quincenal, semestral o de la manera que más sea conveniente para tu estilo de vida. Para estimar esos montos también debemos llevar en cuenta nuestras proyecciones u objetivos financieros. Para empezar a planificar tu presupuesto, puedes destinar algunas horas de tu fin de semana. Luego, sólo es cuestión de ajustarlo y alterar detalles que vayan cambiando. Para ayudarte a planear los gastos y mantener tus finanzas organizadas, te vamos a enseñar, por medio de cinco pasos básicos, cómo hacer tu presupuesto personal.

Paso 1. Identifica tus ingresos y egresos habituales

La primera cosa que tienes que hacer es identificar tus ingresos. Determina un período de tiempo para calcular con exactitud qué cantidad de dinero recibes durante ese tiempo. Eso significa: tu salario, comisiones, inversiones, dinero extra, trabajo de freelancer y otros. Así como te llega ese dinero, también tienes gastos fijos que deben ser incluidos en tu presupuesto. Para saber de manera exacta todos tus gastos, ten a la manos todas las facturas y recibos de compras. Los gastos que solemos tener son los impuestos, servicios públicos, celular, educación, transporte, renta, tarjetas de crédito, alimentación, limpieza y otros. La situación perfecta es que los ingresos cubran todos los gastos - fijos y eventuales - y que sobre una pequeña cantidad para ahorrar.

Paso 2. Apunta toda la información

La mejor forma de controlar tu presupuesto es tenerlo todo apuntado. Puedes hacerlo en papel o en un programa de hojas electrónicas, como Excel o Google Docs. Independientemente de la herramienta que escojas, debes tener los apuntes siempre disponibles y bien actualizados para consultas y ajustes.

Paso 3. Elabora tu presupuesto ideal

Para esta etapa, debes elaborar un cuadro en donde se incluya todo lo que te genere ingresos y gastos. Puedes dividirlo en cuatro columnas: descripción, valor estimado, valor real y diferencia. Para empezar, puedes hacer una estimación no sólo para el próximo mes, sino un estimado para todo el año. Esos ingresos y gastos deben contener y especificar todo lo que se pueda. Sólo así, podrás tener una idea más concreta de cuánto recibes y gastas. Los números pueden cambiar según tu estilo de vida y tus objetivos personales o profesionales, pero al hacer un presupuesto ideal, los objetivos se hacen más claros y podemos tratar de alcanzarlos con más seguridad.

Paso 4. Mantén la frecuencia de los apuntes

Tu presupuesto personal es tu guía, pero eso no significa que no pueda cambiar. Aunque tu salario fijo no cambie de un mes al otro, puedes recibir dinero extra o tener algún gasto inesperado. Por eso, se recomienda hacer los ajustes del presupuesto una vez a la semana. Ese es el momento para analizar las diferencias entre tus predicciones y tus datos reales. Tómate un tiempo, antes de que empiece la semana y haz todos los cambios y ajustes necesarios. Si te resulta aburrido hacerlo y siempre quieres posponerlo, trata de relacionar esa actividad con algo placentero para ti. Por ejemplo, siéntate a tomar un café o escuchar música mientras revisas todo.

Paso 5. Gestiona tu presupuesto

Una vez que tenemos un presupuesto elaborado y nos acostumbramos a ajustarlo y revisarlo cada semana, empezamos automáticamente a analizarlo con más criterio. Por eso, también nos damos cuenta que debemos planificar qué hacer con cada centavo, y empiezan a surgir dudas como: ¿qué hacer con el dinero ¡sobrante!? ¿Debo invertirlo? ¿Debo guardarlo? Cuando organizas toda la información sobre tus ingresos y gastos, puedes evaluar si necesitas más fuentes de ingresos, identificar gastos innecesarios y evitar adquisición de deudas. Por último, si al final del mes te quedó algo sin gastar, sigue esta regla básica:
  • Si no tienes ahorros, ¡empieza a ahorrar el dinero extra!;
  • Si ya pagaste todos los gastos fijos y tienes otras deudas, ¡cúbrelas!

El ahorro debe corresponder como mínimo al 10% del total de los ingresos. Viviendo bajo el presupuesto establecido, puedes evitar la fuga de dinero en actividades o cosas que no te agregan mucho valor. Así, también evitas la frustración de no tener suficiente dinero cuando llega la hora de pagar las cuentas. Todos esos aspectos influyen directamente en tu calidad de vida y tu motivación frente tus objetivos. Por eso, ten en mente que el hábito es tu mejor aliado en lo que se refiere a planear tu presupuesto personal. Esperamos que este artículo te haya ayudado a aprender a calcular tu presupuesto personal y adecuarlo a tus necesidades. Si te quedó alguna duda sobre el tema o quieres compartir otros tips sobre él, ¡deja tu comentario!

UNEA banner ilustracion alcancia administrar dineroQuiero Inscribirme ahora

Escrito por luara

¡Únete ahora!

Sé parte de nuestra comunidad y no te pierdas las últimas noticias y consejos para tu formación profesional

¡Solicita más información!
Por favor completa todos los campos

¡Conversemos en WhatsApp!
Te damos información para nuevo ingreso