Si estás en búsqueda de una mejor oportunidad para desarrollarte y ya conseguiste una entrevista laboral para los próximos días, ¡no dejes de leer! En este artículo te hablaremos sobre algunos errores que debes evitar para tener éxito en este proceso.

Eso sí, lo primero que tenemos que decirte es que antes de acudir a cualquier reunión con reclutadores o posibles jefes, es importante que te prepares y que tengas claro quién eres, hacia dónde vas, cuáles son tus objetivos tanto personales como profesionales y qué esperas de tu próximo empleo. Esto te dará la pauta para realmente dar con una oferta laboral que sea afín a ti y que te permita desarrollarte en el ámbito de tu interés.

¿Ya tienes todo esto claro y crees que es momento de que acudas a tu entrevista de trabajo? De ser así, ¡sigue leyendo!

1. Llevar una vestimenta no apropiada

No existe un código de vestimenta que aplique para todas las empresas; pero sí algunas recomendaciones para que logres evitar este error frecuente.

Lo primero que te sugerimos es que trates de investigar sobre la cultura organizacional de la empresa que te realiza la entrevista laboral. Puedes buscar en LinkedIn, Facebook o directamente en el sitio web de la compañía fotos de la empresa que te den una idea general de cómo visten los empleados.

En caso de que no encuentres información que pueda servirte como referencia, lo ideal es que optes por lo formal y neutro.

También es muy importante que cuides que tu ropa y zapatos estén limpios, sin arrugas y no llamen demasiado la atención. Los atuendos con muchos adornos, patrones muy grandes o colores llamativos pueden distraer a las personas con las que te reúnas de lo que verdaderamente importa: cuáles son tus habilidades, conocimientos, intereses y metas.

2. Hablar mal del empleo anterior

¿Si tú hablas mal de la empresa en la que trabajas o en la que colaboraste en el pasado, así como de tus anteriores jefes, qué haría que no hagas lo mismo de tu nuevo superior? No hay duda de que hacer esto puede dar una mala impresión de ti como profesional, así que vale la pena evitarlo.

De hecho, lo mejor es que trates de enfocarte siempre en ti y en lo positivo que te rodea. Esto, sin duda, le hablará a tus próximos empleadores de tu capacidad de hacerte responsable sobre tu trabajo y tus acciones, y de lo agradable que puede ser trabajar contigo. 

3. Olvidar el lenguaje corporal

Al momento de presentarte con reclutadores, no sólo tu currículum y tus palabras hablan por ti, sino que también tu lenguaje corporal dice muchas cosas.

Ante esto, es muy importante que cuides tu postura y los gestos que haces. Ten presente que, por ejemplo, aunque lo que digas verbalmente puede demostrar mucho interés en lo que te están diciendo, si evitas el contacto visual con el entrevistador o te reclinas demasiado en la silla, podrías mandar un mensaje equivocado.

Por otro lado, encorvarte suele ser una señal de falta de confianza y cruzar los brazos puede dar a entender que no estás siendo completamente sincero en lo que dices o bloqueo ante lo que te comentan.

Lógicamente, no es fácil que controles cada gesto o movimiento dentro de la entrevista, lo más importante es que trates de hacer conciencia de estos y busques tener un lenguaje corporal positivo en general.

4. Mentir o fingir ser otra persona

Aunque mentir o fingir algunas cosas dentro de una entrevista puede llegar a ser fácil, no pasará mucho tiempo desde que comiences a trabajar para que tus empleadores descubran la verdad sobre tu perfil y tus competencias.

Es decir, si mencionas que eres un experto en programación, tu reclutador podría confiar en tu palabra y aceptarte en la compañía; pero en el instante en el que tu jefe directo te pida una tarea relacionada a esta habilidad, seguramente notará que no fuiste del todo sincero.

Por eso, es fundamental que siempre seas claro en una entrevista laboral sobre los conocimientos que tienes y las aptitudes con las que cuentas. Y, en caso de que la empresa requiera de candidatos con cierta cualidad que no tienes trabajada, muestra disposición por aprenderla y ponerla en práctica.

Nunca olvides que la entrevista es sólo el principio de tu trayectoria en la empresa a la que te integres y que lo más importante es que puedas poco a poco crecer ahí hasta alcanzar puestos de mayor responsabilidad.

5. No ser puntual

Antes de acudir a cualquier entrevista laboral es clave que identifiques la ruta que tomarás ese día, el lugar en el que te podrías estacionar y el tiempo aproximado que te tomará hacer el recorrido hasta que estés dentro del lugar en el que te citen.

Llegar tarde, aunque sea por unos minutos, puede ser visto como falta de compromiso o interés, algo que no será muy positivo para tu ingreso a ninguna compañía.

Incluso podría ser un factor que te separe de otro candidato con cualidades y características muy parecidas a las tuyas, por lo que vale la pena que cuides mucho este detalle.

¡Bien! Ahora ya tienes mucho más claro qué errores debes evitar en tu siguiente entrevista laboral para tener éxito y acelerar tu desarrollo.

Eso sí, toma en cuenta que si esperas acceder a mejores oportunidades, aspirar a un salario más competitivo y crecer profesionalmente, lo ideal es que primero curses una licenciatura.

Al tener una formación avalada por una institución de calidad y la Secretaría de Educación Pública (SEP), los empleadores tendrán mucha más confianza al contratarte y podrían realizarte una mejor oferta de trabajo.

¿Tienes alguna duda sobre los puntos que mencionamos en este material o te gustaría compartir con la comunidad de nuestro blog alguna experiencia relacionada al mundo laboral? En caso de que tu respuesta sea positiva, ¡escríbenos en la sección de comentarios! Nos encanta estar en contacto contigo y apoyarte en tu búsqueda de una mejor calidad de vida.