El ingreso a preparatoria es uno de los momentos cruciales en tu formación académica, ya que, aunque nadie te lo diga, es el inicio de tu futuro profesional.

A la hora de elegir una escuela de este nivel, muchas veces se opta por opciones comunes, sin analizar las demás características que ofrecen otras instituciones, haciendo que las preparatorias públicas se saturen, provocando así, que el índice de rechazo sea muy alto.

Cuando un alumno no ingresa a una preparatoria pública, es habitual tomar un semestre o año sabático, en espera de una nueva convocatoria; sin embargo, esto podría ser una decisión negativa, ya que repercute directamente en la continuidad académica y calidad de vida.

Desventajas de retrasar tu ingreso a preparatoria

La secundaria es una de las etapas formativas más importantes de nuestra vida porque en ella se adquieren habilidades que deben mantenerse en práctica para no perderlas.

El tomarse un año libre provoca perdida de disciplina y ritmo de estudio, ya que es más complicado recordar los conocimientos académicos después de lapso largo, que se traduce en menor rendimiento escolar.

 

 

También te interesa leer: Estudiar el bachillerato: motivación y expectativas para lograr cursarlo con éxito

Estudiar el bachillerato: motivación y expectativas para lograr cursarlo con éxito  

 

 

El no tener una obligación académica a esta edad, se traduce en la adquisición de malos hábitos, ya que puede traducir en exceso de actividades de ocio, que retrasan la madurez emocional con la falta de una figura de autoridad intelectual.

Sin duda, una de las principales desventajas está en el retraso escolar, ya que el perder tiempo de estudio, se traduce en egresar con mayor edad de la preparatoria y, en consecuencia, una inserción tardía al mercado laboral, lo cual retrasaría tu crecimiento profesional.

Existen alternativas que ofrecen soluciones para el ingreso a preparatoria

Una de las soluciones para no perder tiempo de estudios es elegir una preparatoria privada, que a pesar de que existen muchos mitos y creencias acera de su calidad, la cierto es que ésta es una alternativa altamente calificada.

Entre las principales ventajas se encuentra que no hay un examen de admisión, por lo tanto, la oportunidad de continuar estudiando sin interrupciones es posible.

Además, cuenta con grupos más reducidos para una atención personalizada que beneficia la dinámica en clase y ayuda a aprender mejor.

Por otro lado, en una institución privada existen mejores instalaciones, ya que una parte del presupuesto está dirigido a la infraestructura, que brinda lugares mejor adaptados para la educación, con tecnología actualizada, siendo este uno de los diferenciadores principales frente a una institución pública.

 

 

También te interesa leer: Aprender haciendo: la clave para un bachillerato exitoso

 

 

Una preparatoria privada tiene un proceso de admisión distinto, que no deja sin oportunidad de estudiar a nadie que lo desee. Sin embargo, muchas personas no se acercan debido a la creencia de que es muy caro, sin detenerse a observar las ventajas de una institución así.

Si los temas de costos pueden representar un problema, existen programas de becas y financiamiento, como las que ofrece el bachillerato de Universidad de Estudios Avanzados (UNEA), que brinda este beneficio a aquellos estudiantes y familias que desean una educación de calidad ininterrumpida.

Sin duda el ingreso a preparatoria no debe ser aplazado, ya que puede ser una decisión que afecte negativamente el desarrollo personal y profesional de un estudiante, por lo que optar por otras alternativas que ayuden al crecimiento académico, como el bachillerato de UNEA, es una decisión muy acertada.

¿Tienes más dudas? Déjanos saber lo que piensas en la sección de comentarios y nosotros te ayudaremos.

También, te invitamos a descarga el siguiente e-book gratuito que te ayudará a tener una idea más clara de tu futuro.